Quiénes Somos

Nuestra Historia

 

El primer alistamiento de la Legión de María de nuestra ciudad, nace el 26 de septiembre de 1955, bajo el nombre de Ntra. Sra. de Fátima, conformado por 12 socios, siendo su lugar de reunión la Iglesia Catedral de Cumaná.

 

Al año siguiente se logra la formación del primer consejo de la Legión en la ciudad, el 4 de enero de 1956, llamada Curia Inmaculada Concepción. Esta Curia estuvo integrada por el Praesidium fundador (Ntra. Sra. de Fátima) y tres nuevos Praesidia, fundados en las parroquias Santa Inés, Ntra. Sra. de Altagracia y Santa Ana de Caigüire. Estos últimos se disolvieron con el correr del tiempo.

 

Para el año 1998, por orden de Senatus de Venezuela, la Curia Inmaculada Concepción, fue elevada a la categoría de Comitium; erigiéndose como consejo superior de la Legión de María a nivel Arquidiocesano. El acto fue realizado el día 3 de mayo del mismo año, contando el consejo para ese momento con 8 Praesidia y dos Curiae. Con el pasar del tiempo se fueron afiliando al Comitium nuevos Praesidia y una nueva Curia, encargada de la zona de Marigüitar y zonas aledañas, llamada Ntra. Sra. del Rosario.

 

Actualmente la Legión en la Arquidiócesis cuenta con 25 Praesidia adultos y 11 juveniles.

 

Legión de María de nuestra ciudad ha contado con el esfuerzo, entrega y dedicación de hermanos ejemplares y llenos del espíritu legionario, que han colaborado con la extensión y formación de nuevos Praesidia, pero sobre todo, han dejado su legado para las generaciones venideras.

 

Hermanos como Columba Godeliett, María Salas, Inés Astudillo, Josefina Freites, Juan Silva, María Boada, Josefina Gómez de Galantón, Esmeralda Mago, Ángel F. Romero, Inés Coronado, Rosalía Arcia, Julio Rodríguez, Emma Pérez, entre otros tantos que han enriquecido las filas de nuestra Legión. Algunos continúan firmes, otros ya se han ido con el Señor, pero su enseñanza quedará intacta en el tiempo y en todos aquellos que amamos esta maravillosa inspiración del Espíritu Santo, “acaudillados por aquella que es bella cómo la luna, brillante cómo el sol y terrible cómo un ejercito en orden de batalla”.